Inicio > Opinión, Videojuegos > ¿Por qué dejar de ser pirata y empezar a comprar juegos originales?

¿Por qué dejar de ser pirata y empezar a comprar juegos originales?

Hoy vengo a brindarles mi opinión sobre un tema bastante recurrente en los videojuegos, y lleva desde el inicio de éste mismo hasta nuestros días. La piratería, querida por unos y temida por otros, ha estado presente desde que salieron los primeros ordenadores públicos, dando la libertad de distribuir contenido con copyright con fines financieros o simplemente por placer. Dejando de lado la piratería en la música y en las películas, nos centraremos en el tema que nos interesa, la piratería en los videojuegos. Os va a hablar un servidor, del que desde pequeñito me forzaron a piratear si podía mis consolas, para que a mis padres no les costaran dinero por jugar a videojuegos, y de cómo en esta generación he cambiado completamente de idea. Hace años, recuerdo que me compraba los cartuchos de la SNES en los mercadillos, que te lo ponían a un precio muy barato, y en ese entonces no recuerdo que hacían cartuchos de juegos copiados, pero es probable que realmente haya sido así. Siempre con la típica excusa de los padres de que sale demasiado caro, no podíamos disfrutar de demasiados juegos, por muy baratos que sean, finalmente nos quedamos con seis juegos, tres que me compró mi madre y tres que se compró mi tía para mi y para mi prima, que compartíamos la Super Nintendo. Recuerdo esos seis juegos a la perfección (Super Mario World, Super Mario All-Stars, Alien VS Predator, Animaniacs, Robocop 3 y Stunt Race FX), y no podía tener más aunque quisiera, una lástima. Pero peor fue el caso de la Nintendo 64. Por primera vez, un juego de primera mano, pero por desgracia el único juego. Al menos fue Super Mario 64, que nunca aburría (ni sigue aburriendo) desde el primer día que lo jugamos. En esa época, y quizás un poco antes, estaba el PC, y obviamente mis padres no me compraban juegos, sino que se los bajaban para que lo jugara, y mi padre también. Los únicos juegos originales que tuvimos fueron los Broken Sword y los juegos que te venían con los cereales, que básicamente todos eran una mierda menos Rayman 2. Con Dreamcast, la cosa no cambió. De hecho, para nada mejoró. No tuve absolutamente ningún juego original; me compraron la Dreamcast con una carpeta de 100 juegos, al que jugué a todos, y muchos me acabaron gustando. Me sentía incluso genial por no comprarme juegos y disfrutarlos completamente gratis, y en esa época era normal que tuviera esa mentalidad que me formaron mis padres. Los problemas con los juegos piratas no tardaron en aparecer, tales como cuelgues, calentamientos de la consola, fallos en las cargas (Sonic Adventure 2, la historia Hero nunca me la pude pasar en Dreamcast), fallos en texturas (Shenmue), etc… Hasta que con un simple contacto con el dedo en la lente (tonto de mí), me la acabé cargando. Intentamos venderla estropeada, pero claramente no funcionó, así que me jodí sin mi consola.

Y llego la PlayStation 2. A pesar de mi exigencia con obtener la PlayStation original o la GameCube, mis padres esperaron hasta la salida de PS2, porque decían que para tener la PS es mejor esperar a la siguiente, que ya estaba anunciada. Y como la GameCube usa pequeños CD´s, y son difíciles de encontrar, descartaron la idea. Cuando finalmente tuve la PS2, mi satisfacción por los juegos pirata empezó a desvanecerse. Obviamente el día del estreno y varios meses después estuve muy feliz, y bastante viciado a los juegos que me venían. Pero poco a poco me fui dando cuenta de que caía en la monotonía. Tenia unos juegos tan aburridos que no duraba ni 15 minutos de partida. Y al tener tantos, no sabía cual elegir y me centraba poco en dicho videojuego, por lo que era fácil perder experiencia y es frustrante perder muchas veces en algo que ya superaste. Varios ejemplos en este caso son los Tekken y varios juegos de coches como Burnout. Mis padres seguían con la cabezonería de que no me comprarían juegos originales, a pesar de que en esa época era tan jugón como cualquier experto en videojuegos, y claro, se me hacía corta la satisfacción de tener un porrón de DVD´s en blanco metidos en tarrinas, con el nombre mal escrito (mi padre solía escribir fatal, con cosas como “Teken”, “Gran Teft Auto” o “Buscando al memo”) y muy débiles. Además, al ser juegos en abundancia, buscarlos es una locura si no se ordenan bien.

Como excusa del periférico, le pedí a mis padres que me compraran el EyeToy Play 2, con la cámara obviamente, y fue mi segundo juego original en PS2 (el primero fue Spider-Man, que me lo regalaron). Lo mismo pasó, meses más adelante, con Buzz: El Gran Reto. Sentía una atracción especial por los juegos originales. Ya sabéis, con su caratulita, su manual que lo puedes leer cuando te de la gana, su olor a nuevo, y lo fácil que era de encontrarlo si querías jugar a él.

Pero el juego que más me marcó de PS2, y a la vez el que me deshizo de la piratería casi por completo, fue God of War. Si por algo es una saga que me encanta, no es solo por el juego en sí, sino de lo que me salvó. Si no fuera por este juegazo, ahora mismo tendría una Xbox 360 pirateada. El primero lo tuve pirata, y me enganchó muchísimo a pesar de que fuera lineal y corto. Pero varios vídeos, por ser una versión ripeada (menos contenido para que quepa en el DVD), fueron cortados, y apenas me enteraba de la historia, y todos los extras desaparecieron. Eso fué lo que más me jodió, pero no tardé en darme cuenta de que era por el DVD (pensé que la historia del juego era nefasta por eso mismo, pero no fue así). Con la segunda parte, le pedí a mis padres, por cualquier medio, que me lo compraran, ya que ocupa 8GB. Y, por fin, me compraron un juego original, de primera mano, sin periféricos y a los dos días de su lanzamiento. No podéis imaginar cómo estaba de alegre. Por supuesto, más adelante, me compré el primero en Platinum, y los siguientes que fueron saliendo me los compré el día de su salida. Fue por God of War III lo que me hizo elegir de calle la PlayStation 3, a pesar de que 11 juegazos aparecieron en el transcurso. ¿Qué es mejor? ¿Comprarse un juego de salida o bajárselo del eMule y grabárselo? Sí, lo bueno sale caro, y por ello se recurre mucho a la piratería, pero querido lector, si eres pirata, hablando de expirata a pirata, le recomiendo que pruebes lo que te he dicho, sobretodo si quieres considerarte un buen gamer. Los piratas normalmente piratean los juegos porque no les interesan demasiado y lo usan para pasar el rato.

En la actualidad, tengo doce Blu-Ray de PS3, un puñado de juegos descargados (comprados en la PSN) y expansiones, una PSP con siete juegos originales y dos descargables, y una cuenta Steam en PC con juegos como Half-Life 2, Portal, Team Fortress 2 y Garry´s Mod, y ninguno de ellos pirateados. A pesar de que alguna que otra vez me descargo algún que otro juego (normalmente emuladores o clásicos que no se pueden obtener), se puede decir que ya no soy ningún pirata, y gracias a dejar la piratería, puedo jugar Online con mis juegos en servidores oficiales, con muchos logros y trofeos, varias comunidades, una bonita estantería llena de juegos originales, y el orgullo de considerarme gamer hecho y derecho. Querido lector, le invito a no dejar pasar estas sensaciones, y aunque seas el mayor pirata del planeta, que tiene pirateado hasta el microondas y siempre vas con un parche en el ojo, un garfio en el brazo y una pata de palo, cómprese un videojuego original, y a ver si se compara con todos esos montones de discos mal montados alrededor de toda tu habitación. Además, especialmente en esta generación, el usuario legal dispone de más ventajas, como el ya mencionado juego online, especialmente en consolas, ya que en PC siempre se puede recurrir al LAN.

Pero ojo, no te dejes engañar. Las compañías cada vez quieren sacarnos los cuartos con DLC, cuotas mensuales y demás gastos millonarios. Pero eso ya es tener cuidado con lo que quieres y estar seguro si el videojuego en cuestión te gustará o no. Existen las demos, el alquiler y las betas abiertas o cerradas, o la simple acción de ir a casa de un amigo que lo tenga y probarlo, o ver vídeos, reviews y opiniones de la gente. Hay que saber comprar bien, ya que ya no es tan sencillo como bajarte mil juegos en DVD´s vírgenes, porque hablamos de cantidades grandes de dinero. Es cuestión del usuario controlar sus gastos.

Yo ya tengo mi catálogo de juegos y no estoy disgustado con ninguno. Será quizás que soy una persona abierta a cualquier tipo de juego, y es difícil hacer que me arrepienta. No hace falta ser pirata para ser felíz. De hecho, ser pirata no da felicidad, pero ser estafados tampoco. Hay que buscar ese punto medio.

Saludos

LeviathanDominator

Este artículo refleja solo la opinión del autor. Todo lo contado en él puede ser o no ser verdad.

Anuncios
Categorías:Opinión, Videojuegos
  1. miguel
    Lunes 10 junio 2013 en 15:30

    Si ves que un juegos para ti es caro por algún motivo no lo compres te esperas un poco a que baje y lo compras mas barato.la piratería lo destrulle todo.yo tengo algún juego pirata pero solo no que ya no se encuentra original y ay boy.yo suelo comprar originales y super baratos,es normal que un juego en su lanzamiento salga tan caro.asi que eso.

  2. Miércoles 24 junio 2015 en 23:04

    Es cierto, pero que hago si mis padres no me quieren comprar juegos o ya no están en mercado, el juego que amo, mi pc es mala y no puede correrlo al 100% en pcsx2, es Kingdom Hearts 2, ese entró en mi vida cuando me compre mi ps2, al principio como era pequeño, 5 o 6 años, mis padres como ponía +13 pues no me dejaron jugarlo y pues me daban juegos de carreras y Hello Kitty Roller Rescue… También un juegazo, pero muy infantil, hasta los 10 años no lo descubrí, me vicio muchísimo, me mataban incluso en modo fácil xD porque era un manco, pero como todo, se rayo, y pues no puedo piratear mi ps2 porque aparte necesito un cd o un chip, que claro, piratear cuesta dinero, y pues no puedo, osea, encima de que pirateas por 30 euros que cuesta encima de segundamano, casi cuesta mas el disco este que el juego de verdad. Y es cierto, mi gameboy me la cargue, poniendo los juegos piratas, el GTA, Lilo y stich, unos de los mejores de la gameboy, y los compre por unos 10 euros, y pues me la cargue. Se que así puedes jugar a tu juego favorito sin comprarlo, pero no merece la pena perder 200 euros de una consola por solo 30 euros :S
    PORFAVOR PIENSEN

  3. Lunes 29 junio 2015 en 17:11

    ni en pedo gasto plata en un juego. nada me dice que el juego me ande en mi pc. muchas veces me a pasado que un juego no me funciono por problema de compatibilidad. como el willrock que no me funcionaba en mi netbook del gobierno por incompatibilidad con tarjetas de video intel. y muchos otros juegos. o que tal si mi pc no corre bien el juego en la pc? nadie te devuelve la plata. o si el juego resulta malisimo o directamente no es lo que buscabas. mejor lo bajo lo pruebo para ver si anda lo crackeo y todo. de paso aprendo informatica y si me gusta me lo doy vuelta despues no lo juego mas xD o si depende lo vicio del mismo.. comprar juegos de pc originales no me parece nada rentable todavia. espero que algun dia si. pero por ahora seguire perdiendome de jugar online algunos juegos muy buenos que no se pueden jugar pirata. todavia! xD

  4. Viernes 27 enero 2017 en 18:27

    Pagaré mis pecados con Nintendo switch

Comment pages
  1. Martes 19 agosto 2014 en 13:32
  2. Sábado 4 octubre 2014 en 3:31

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: